jueves, 24 de mayo de 2018

Is There an Ongoing Catholic Spring?

 
In 2016, Wikileaks revealed that Sandy Newman, an associate of Hillary Clinton, wrote to John Podesta (Clinton’s presidential campaign manager) that there needed to be a “Catholic Spring, in which Catholics themselves demand the end of a Middle Ages dictatorship and the beginning of a little democracy and respect for gender equality in the Catholic Church”.
Ever since, as a result of these revelations, fake news and conspiracy theory websites have claimed that Hillary Clinton, George Soros and Barack Obama orchestrated a revolution deep within the Vatican. According to this conspiracy theory, this powerful triad pulled their strings in order to remove conservative Pope Benedict XVI, and put in his place liberal Pope Francis.
Admittedly, Pope Benedict’s resignation was very strange, and in the history of the Papacy, this is not a normal procedure at all. But, it seems very clear that Benedict resigned out of his own will. He tried to excuse himself by arguing that he was just too tired, and he wanted to live a simpler life in the comfort of retirement. Some insiders have alleged that, despite being a conservative, he was frustrated with not being able to process some reforms, and as a result, he gave up.
Be that as it may, Benedict’s resignation played into the hands of the conspiratorial thinking that has been present within the Church, ever since the 19th Century. Some Catholic conservatives have always had the fear that the Church would be destroyed, not by a foreign force, but from within. Allegedly, some Masonic documents have been found
(especially the Alta Vendita), in which Freemasons lay out the plan to infiltrate the Papacy, elect one of their own as Pope, and then modify doctrines, thus destroying the Church by turning it into a liberal monster.
Needless to say, this is all phantasy. The Alta Venditta is most likely a forgery. And of course, Pope Francis’ election had nothing to do with Soros, Obama or Clinton. But, even if these powerful figures did have some influence on the election of the current Pope, is it really objectionable? Is there no need for a Catholic spring? In order to be just and morally commendable, revolutions (or so-called “springs”) do not need to arise entirely from within. The American Revolution had Spanish and French support. The Latin American Revolutions had English support. The Russian Revolution had German support. Does that imply that those revolutions were illegitimate? Of course not. Foreign powers can justifiably take steps so that, within despotic States or institutions, changes for the better may begin to happen. John Paul II himself was accused of accelerating the internal collapse of Communism. He certainly did so, but in the long term, he has actually been commended for it.
            Catholic conspiracy theorists make much of Sandy Newman’s use of the term “Catholic Spring”. After all, the original “springs” in the Arab world, have turned out to be very cold winters. At least, so the arguments go, Arab dictators provided stability. Once they were removed (and, it is beyond doubt that Obama and the liberal ruling elite in the US pulled the plug off in many cases), chaos and civil wars took over. In the view of Catholic conspiracy theorists, the alleged ongoing Catholic Spring imposed from above will have the same disastrous results in the Catholic world that those movements had in the Arab world.
            It is doubtful that a Catholic Spring in the Vatican will elicit the chaos of Libya or Syria. After all, the Vatican, although extremely powerful in many ways, is a tiny unarmed State. But, at any rate, Catholic conspiracy theorists overstate their case, when they consider that Pope Francis is actually leading a Catholic Spring (being controlled, of course, by Soros, Clinton and Obama). He is one more member of the same old petrified Catholic gerontocracy.
            It is true that the present Pope has given the impression of being a liberal, especially when compared with his predecessor, the very conservative Benedict XVI. But, we should not be under the illusion that Francis is open to reforms. He would be more aptly described as a populist. His Latin American (and especially Argentinean) background may be relevant in this regard. Latin America has had multiple political leaders (Argentina’s Juan Domingo Peron being the most emblematic) who have no clear or even coherent political agenda, but who know very well how to attract crowds and appeal to the masses with calculated gestures. Perhaps the defining criterion of populism is trying to please everyone by constantly changing views or making vague statements and promises, but not really making meaningful changes.
            In a way, John Paul II was this kind of leader, but Francis has mastered these techniques even more. He is fully aware of the power of mass media. Just for show, he washes the feet of prisoners, in imitation of Jesus’ humbleness. He gains applause by paying lip service to the unprivileged and refugees. He goes shopping in Rome without bodyguards, but only when reporters are around. He jokes with journalists. He claims not to be judgmental of gays.
            But then, he has done absolutely nothing to reform the Church’s murky financial affairs, especially the Vatican Bank. He has been too lenient with pedophilic clergy. He has condemned gay marriage as the “work of the devil”. In Argentine social critic Juan Jose Sebreli’s words, Francis is a master in the art of “speaking much and doing nothing”, very much as the populists of Argentina’s political history.
            Vatican Council II was the closest that the Catholic Church ever came to a spring in the 20th Century. Nothing fundamental was changed, but at least, the initial steps were taken towards some modernization. Francis has fallen way too short in this endeavor. Contraception is still opposed, women are still excluded from the clergy, the doctrine of papal infallibility still holds, homosexuality and even masturbation are still condemned. For populist effect, Francis may every once in a while say something that may please liberals and upset conservatives. But, unfortunately, it all just seems like cheap applause lines. There is no ongoing Catholic Spring.


jueves, 15 de febrero de 2018

Carlos III fue un buen rey, pero no tanto



Madrid es una delicia, y una de las visitas obligadas en esa ciudad es la hermosísima Puerta de Alcalá, la cual he contemplado muchas veces. Esa zona de Madrid, con el Parque del Retiro, y la Cibeles en las adyacencias, da al visitante un aire de frescura y modernidad, típico del esplendor dieciochesco. Sus grandes avenidas contrastan mucho con otra zona más antigua de Madrid, el llamado “Madrid de los Austrias”, con callejuelas de aspecto más lúgubre.
            En buena medida, esos dos estilos arquitectónicos representan bien las dos dinastías monárquicas de España. Los Austrias fueron más retrógradas, los Borbones, más ilustrados. Felipe II (un Austria) fue el fanático religioso español por antonomasia. Carlos III (un Borbón, quien construyó la Cibeles y la Puerta de Alcalá, y cuyo nombre ha quedado ahí estampado), en cambio, fue un rey de avanzada.


            España no ha destacado por tener buenos reyes, pero unánimemente se considera a Carlos III como un rey bueno. Los Austrias, con su fanatismo, sus absurdas guerras, y su pésima administración, llevaron a España a la decadencia. Carlos III hizo lo posible por detener esa decadencia, y reformar al país. Lo logró en buena medida. No fue un hombre especialmente brillante, pero sí supo rodearse de buenos consejeros. Todos estos consejeros, imbuidos del espíritu ilustrado del siglo XVIII, iniciaron a España en el sendero de la modernidad.
            Así, durante el reinado de Carlos III, se hicieron cosas muy modernas. Se fomentaron las artes y las ciencias. Se establecieron auditorías para combatir la corrupción en la administración pública. Se abrió espacio a una mayor participación de la sociedad civil. Se iniciaron muchas obras públicas (emblemáticamente, la Puerta de Alcalá), al punto de que a Carlos III se le conoce como “El rey alcalde”.
            Incluso, se redujo el poder de la Iglesia (algo inusitado en la muy católica España), en especial, el de los jesuitas. Es posible que los propios jesuitas estuvieran involucrados en un motín para tumbar a Carlos III. Esta rebelión, conocida como el “motín de Esquilache”, no prosperó, pero eventualmente, hizo que el rey decretase la expulsión de los jesuitas de los territorios españoles. Carlos III no fue propiamente un anticlerical, pero sí está claro que sus consejeros, hijos de la Ilustración, sabiamente le advirtieron que era necesario limitar el poder del clero.
            Así pues, al contemplar la Puerta de Alcalá, no puedo sino admirar a su constructor. Pero, como suele ocurrir, las cosas son más complejas. Un español tiene muy legítimas razones para simpatizar con Carlos III. No tanto, nosotros los americanos. Un gobernante puede ser muy bueno con su pueblo, pero muy déspota en política internacional.
            Y me temo que Carlos III pudo haber sido un rey muy ilustrado, pero cuando se trató de las relaciones de España con América, fue el mayor rey opresor, muy por encima de los ineptos y fanáticos religiosos que le antecedieron en la dinastía de los Austrias.
Los Austrias habían auspiciado la brutal conquista de América, destruyendo a sangre y fuego las bases de las sociedades indígenas (que, dicho sea de paso, eran también muy despóticas). Pero, una vez que se había logrado este acometido, los Austrias incorporaron a las Indias como reinos, y procuraron asimilar al imperio a los blancos americanos (previa limpieza de sangre, por supuesto) como ciudadanos en igualdad de condiciones con los nacidos en la Península. Los indios ya conquistados, fueron sometidos a diversos regímenes de semiesclavitud, pero una vez que rindieran sus tributos, podían mantener cierta autonomía en su administración.
Los Austrias fueron la dinastía del fanatismo religioso y la decadencia, pero siempre respetaron los fueros. Seguramente esa descentralización hizo a la administración pública más corrupta e ineficiente, pero al menos, se entendía la necesidad del consenso en el gobierno de los súbditos. Los Borbones llegaron a cambiar aquello. Así, Felipe V (el padre de Carlos III), el primer Borbón, derogó la autonomía catalana, y lógicamente, Cataluña apoyó al archiduque Carlos en la guerra de sucesión que llevó a Felipe al trono. Hasta el día de hoy, los catalanes lamentan el triunfo de Felipe en aquella contienda.
Carlos III se propuso centralizar el poder y fortalecer el Estado aún más. En sus reformas de la administración pública para hacerla más eficiente, se aseguró de que muchas competencias se concentraran en dependencias rigurosamente controladas desde Madrid. Eso, a la larga, tuvo consecuencias muy negativas en América. Carlos III ciertamente financió las artes y las ciencias; pero en buena medida, lo logró con un aparato fiscal y burocrático que extraía más eficientemente los recursos de América. Más aún, el mismo entusiasmo por la ciencia hizo que empezaran a aparecer teorías que pretendían dar un barniz científico a la supuesta inferioridad de los americanos en función del clima y de la degeneración biológica.
Carlos III fue muy ilustrado en limitar el poder de los jesuitas. Pero, en aquella coyuntura, los jesuitas representaban un poder autonómico en América, y la orden estaba conformada en su mayoría por americanos. El vacío que dejaron los jesuitas americanos era ahora rellenado por peninsulares que rendían cuentas directamente al rey. Los administradores coloniales en América ya no eran gentes nacidas en la propia América, sino burócratas de origen peninsular. Los americanos eran ahora ciudadanos de segunda, tanto en las Indias como en la Península.
Los reinos americanos que conformaban las Españas bajo los Austrias, se empezaban a convertir en colonias. El título de Felipe II era “Rey de las Españas y las Indias”. El de Carlos III era “Rey de España y emperador de América”. España extraía recursos de América, ya no con el saqueo ocasional como en la época de los Austrias, sino con un método más sutil pero más sistemático: la imposición de restricciones de comercio a los americanos. Los americanos sólo podían comerciar con España. Ese monopolio se hacía muy ventajoso para España, de forma tal que con estas reformas, la extracción de recursos se hizo aún más intensa que en épocas anteriores. Los Austrias desperdiciaron el oro que recibieron de América, en vanidades y guerras absurdas. Carlos III, en cambio, usó ese oro más eficientemente para el beneficio de la propia España. Pero, el buen rey lo hacía en detrimento de las colonias americanas, las cuales tenían más beneficios durante la época de los Austrias.

La Ilustración ha sido muchas veces criticada por su respaldo ideológico al imperialismo francés y británico, y su contribución a la idea de la misión civilizadora como justificación de muchos atropellos. Muchas de estas críticas son exageradas, pero me temo que, en el caso de Carlos III, efectivamente su “despotismo ilustrado” fue para América más de lo primero y menos de lo segundo. Carlos III fue un rey ilustrado, pero precisamente por ello, no pudo escapar a la mentalidad colonialista que siempre caracterizó a los representantes de la Ilustración.
Los nacionalismos hispanoamericanos quieren contarnos la mentira, según la cual, las guerras que empezaron en 1810 fueron entre España y los países americanos. Fueron en realidad guerras civiles entre americanos que querían seguir siendo súbitos del rey, y americanos que ya no querían serlo. La opción independentista de ninguna manera fue unánime, y precisamente eso hizo que esas guerras fueran tan cruentas.
Eso es señal de que la emancipación pudo haberse evitado.  Ciertamente el Estado español necesitaba modernizarse. Pero los Borbones, y en especial Carlos III, pudieron haber conservado de los Austrias su mayor respeto autonómico a las Indias, y su mayor estima como reinos integrados a la Corona, en vez de decididamente convertirlas en colonias. Guste o no a los nacionalistas hispanoamericanos, la independencia trajo muchos males a Hispanoamérica, y la fragmentó de tal forma que se volvió presa fácil del nuevo imperio, EE.UU. El sueño de Bolívar de conformar una Hispanoamérica unida, nunca tuvo muchas posibilidades de realizarse. La continuidad de la unión con España, en cambio, sí hubiera contribuido más a esa integración. Lamentablemente, las reformas de Carlos III propiciaron la ruptura, y hoy sufrimos sus consecuencias.

martes, 6 de febrero de 2018

Marx frente a Bolívar

    Desde que Hugo Chávez repentinamente proclamó que era marxista en 2009 (a decir verdad, no fue tan repentino, pues ya se le veía en sus costuras populistas), sus seguidores intelectuales trataron de hacer malabares para excusar el breve escrito de Marx, Bolívar y Ponte, en el cual el Libertador sale mal parado. Con ese texto, los chavistas, que supuestamente son bolivarianos y marxistas a la vez, están arrinconados, y tienen que decidirse por uno o por otro.
    Por lo general, al menos cuando se trata del choque entre Marx y el Libertador, eligen a Bolívar. En esto, hay mucho de política identitaria. Los chavistas no consideran propiamente los argumentos de Marx, sino que de antemano, deciden que Marx estaba equivocado sobre Bolívar, sencillamente porque entre un europeo y un americano, siempre hay que elegir al americano.  Bolívar podrá haber sido un déspota, pero es nuestro. Así opera la típica mentalidad nacionalista, y los chavistas no escapan a esto.



    Dicho esto, cabe admitir que en su escrito, Marx fue bastante injusto con Bolívar. Los chavistas, con su eterno chantaje victimista propio del Tercer Mundo, saltan a decir que Marx se dejó arrastrar por el racismo (siempre es fácil acusar a un alemán de ser racista), y ésa es la razón por la cual Marx despreciaba al venezolano. Pero, no hay nada en el escrito de Marx que sugiera una inspiración racista. En ningún momento Marx dice que los vicios y defectos de Bolívar se deban a sus características biológicas.
    De hecho, más bien en su escrito, Marx sale en defensa de los negros, y acusa a Bolívar de ser racista. Discutiendo la suerte de Santander y Padilla, Marx enuncia algo que resulta bastante obvio: Bolívar perdonó al primero pero ordenó fusilar al segundo, porque Santander era blanco y Padilla negro. Los chavistas, en vez de chantajear acusando a Marx de ser racista, deberían admitir que si bien el Libertador pudo haber sido muy cariñoso con la negra Hipólita, al final, siempre tuvo temor a la pardocracia, y se dejó arrastrar por prejuicios racistas en los fusilamientos de Padilla y Piar.
    En fin, Marx no fue racista contra Bolívar, pero sí muy injusto. En líneas generales, su breve biografía del Libertador enuncia los datos concretos de forma correcta, pero los presenta muy tendenciosamente. Marx no cambia la información histórica, pero sí la interpreta muy caprichosamente. Marx se empeña en presentar a un Bolívar sumamente cobarde (lo llama el “Napoléon de las retiradas”), traicionero, vanidoso, y enfermo de poder.
    La acusación de cobardía no ha lugar. Todos cuanto le conocieron, unánimemente admitieron la valentía de Bolívar. La audacia de atacar Bogotá cruzando los Andes desde los llanos venezolanos, fue propia de un suicida militar. Pero, tal operación rindió frutos. Bolívar fue un hombre con muchos defectos, pero ciertamente la cobardía no fue uno de ellos. Marx acusa a Bolívar de haber perdido Puerto Cabello por su cobardía, pero en realidad, no fue así.: un soldado traidor colaboró con los prisioneros realistas para que éstos salieran y se amotinaran, y viendo perdida la plaza, Bolívar tuvo que huir.
    Pero, francamente, la valentía suele ser una cualidad sobrevaluada en muchos personajes históricos. ¿De qué sirve un hombre valiente, al servicio de la injuria y la destrucción? Muchos en la oposición venezolana acusan a Chávez de haber sido cobarde, porque supuestamente, estuvo escondido en la retaguardia el 4 de febrero de 1992, mientras los jovencitos soldados morían en el frente como carne de cañón. No sabemos si eso fue realmente así, pero en todo caso, aun si Chávez hubiese estado al frente en aquella intentona golpista, ¿eso lo habría absuelto frente al tribunal de la Historia? De ningún modo. Aun si hubiera sido un hombre muy valiente, Chávez merece todo nuestro reproche, por haber destruido a Venezuela.
    En fin, las acusaciones de traición y vanidad en contra de Bolívar sí tienen más sustento. Marx menciona la forma en que Bolívar entregó Miranda a Monteverde. En efecto, este episodio arroja una gran sombra sobre las virtudes de Bolívar. Tampoco se puede negar el carácter vanidoso de Bolívar, y su gusto por las pompas (como la entrada triunfal a Caracas en 1812, la cual Marx cita como evidencia de la vanidad del Libertador).
    Y, seguramente el alegato más justo de Marx en contra de Bolívar, es reprocharle su ambición y ansias de poder. En efecto, tal como Marx se lo reprocha, Bolívar escribió una constitución tremendamente autoritaria para Bolivia, la cual quiso imponer en Colombia, pero que afortunadamente, los partidarios de Santander no se lo permitieron.
    Con todo, Marx no dejó de ser hipócrita en este aspecto. Pues, fue él mismo quien se entusiasmó por la dictadura del proletariado. Si bien no podemos reprochar a Marx los abusos de las brutales dictaduras de Lenin, Stalin, Mao o Fidel, no deja de ser cierto que el filósofo alemán, en su empeño de destruir los regímenes liberales europeos, sí sentó las bases para los regímenes totalitarios del siglo XX. Marx nunca propuso explícitamente suprimir libertades civiles básicas, pero sí propuso abolir la propiedad privada. ¿Cómo puede lograrse tal acometido, si no es convirtiendo al Estado en un monstruo?
    En fin, es curioso que Marx, un tipo que destacó por su capacidad analítica, se limitó en su escrito a criticar a Bolívar concentrándose en aspectos puntuales de sus acciones militares, pero no desarrolló una crítica de las ideas del Libertador. Pues, Bolívar era un típico representante del liberalismo económico que Marx tanto repudiaba.


    Los chavistas quieren presentar a Bolívar como una suerte de proto-socialista que defiende el socialismo agrario y las restricciones al comercio; nada más lejos de la realidad. Como todos los otros criollos que se unieron a su rebelión, Bolívar inició su gesta, no tanto por motivos de nacionalismo (aunque, cabe admitir, hubo algo de eso), sino porque España no permitía el libre comercio de las colonias entre sí, y con Inglaterra. Bolívar, fiel seguidor de Montesquieu en lo económico (no tanto en lo político, pues como he mencionado, coqueteó mucho con tendencias autoritarias), depositaba su confianza en el libre comercio con aranceles y regulaciones económicas muy reducidas. Más aún, si bien tomó pasos hacia el igualitarismo (aboliendo la esclavitud y derogando el tributo de los indios), habría quedado horrorizado con un sistema que pretende abolir las clases sociales e imponer la igualdad a rajatabla.
    Al final, las ideas liberales de Bolívar han resultado ser mucho más benevolentes y productivas que las ideas comunistas de Marx. Pero, eso no impide que en sus reproches al venezolano, el alemán tuviera razón en algunas cosas. Con todo, la crítica de Marx es bastante decepcionante, pues en su escrito, no menciona el aspecto más sombrío de toda la vida de Bolívar: su Decreto de guerra a muerte, y la decisión de ejecutar a más de dos mil prisioneros españoles (la mayoría civiles que no habían participado en la contienda militar) en La Guaira, en febrero de 1814. Bolívar no fue cobarde, pero sí fue un criminal de guerra. Marx lo debió haber juzgado así; lamentablemente, no lo hizo.